     Actualidad | Noticias actualidad
actualidad | opinión | debate | entrevistas

   domingo, 30 de diciembre de 2018

"Por Chamberí" MP2r | Cuando desplazarse es un problema. Publicado el domingo, 30 de diciembre de 2018

Estos días en los medios de comunicación hay una campaña, auspiciada por el Gobierno de España, sobre el uso abusivo que hacen algunos conductores de las plazas de aparcamiento reservadas para personas con problemas de movilidad.

Cuando desplazarse es un problema.

Esta campaña me ha motivado a observar cómo se mueven por la ciudad y como desarrollan sus actividades diarias las personas que tienen algún problemas de movilidad, ya sea por tener que usar algún elemento de ayuda tal como sillas de ruedas, bastones, muletas, andadores u otros, personas de avanzada edad con poca facilidad para desplazarse o invidentes, por referirnos a los problemas más generales, aunque hay otros muchos.

La inmensa mayoría de los edificios de viviendas, a los que accedemos cada uno de nosotros, tienen un escalón en la puerta de acceso desde la calle. Muchos tienen más escalones para llegar al ascensor. Y muchos que no tienen ascensor.

Esta situación, necesariamente, significa que hay personas que no pueden –literalmente- salir de su vivienda y otras sólo podrán salir si tienen alguien que les ayude.

Quien puede llegar a la calle tiene que sortear multitud de obstáculos. Para un peatón con sus facultades motoras al cien por cien, los obstáculos son mínimos y fácilmente salvables con la única precaución de estar algo atento a donde se ponen los pies. No es posible darse cuenta de lo difícil que es trasladarse de un lugar a otro para aquellos que tienen algún problema de movilidad. Te puedes hacer una ligera idea de las dificultades si acompañas a una persona invidente, en silla de ruedas, con muletas, etc.

Los obstáculos en la calle comienzan nada más poner el pie en la acera. Es difícil andar unos metros sin tropezar con baches, losetas levantadas, alcorques sin protección, anuncios de cualquier establecimiento, motos ocupando parte de la acera, sillas y mesas de terrazas que dificultan o impiden el paso. Si se trata de subir a un vehículo aparcado, es frecuente que no se pueda abrir la puerta porque en la acera haya una moto, mobiliario de terrazas o cualquier otro obstáculo.

Llegamos al paso de peatones. No es raro encontrarnos con pasos que no tienen rebaje del bordillo y tampoco es raro encontrarnos con que, cuando llueve, resulta difícil sortear el agua que se retiene por deficiencia en las pendientes hacia el alcantarillado. Los laterales de los pasos de peatones son uno de los lugares preferidos de los que aparcan sus motos de cualquier manera. También es el lugar preferido de los vehículos de carga y descarga que no piensan que dificultan el paso y la visibilidad, importante para la seguridad del peatón con limitaciones. No podemos olvidar ese invento infernal que son los bolardos, especialmente problemáticos para cualquier persona que use una ayuda a la movilidad y, mucho más, para los invidentes.

Por donde salgo ... | foto: redacción
Por donde paso ... | foto: redacción
Moviliario urbano en medio ... | foto: redacción

Cruzar un paso de peatones de las calles con varios carriles, en el tiempo que está el semáforo verde, es imposible para muchas personas. Bien es cierto que los conductores suelen ser considerados.

Llegamos al establecimiento donde tenemos que hacer una gestión. Si se trata de una institución pública, el acceso es posible mediante rampa, aunque no en todas las instituciones es así. Estos lugares (centros de salud, de mayores, culturales, servicios sociales, centros juveniles, colegios, mercados, etc.) deben disponer de aseos a disposición del público. No es difícil encontrarse con que, no solo no tienen aseos adaptados sino que ni siquiera los que hay tienen medidas que faciliten su uso por personas que tengan que ayudarse para la movilidad.

Si nos vamos a local comerciales, lo raro es encontrar alguno que sea accesible. Bancos, supermercados, tiendas de ultramarinos, chucherías, ferreterías, droguerías, mercerías, etc. La inmensa mayoría (de las pocas que van quedando en nuestros barrios) no son accesibles mediante rampa.

Y qué decir de los restaurantes, bares, discotecas, bares de copas y demás locales del mundo del ocio. Son multitud a los que se accede mediante uno o más escalones. Hasta los que son nuevos (ya sean de reciente apertura o por haber realizado reformas), mantienen la no accesibilidad. Más que falta de conocimiento de las normas que regulan este tipo de comercio, los dueños de estos locales parecen tener interés premeditado en dificultar el acceso a determinada clientela que por ir en silla de ruedas, con muletas, andadores, sillas de bebes, etc. ocupan demasiado espacio que, en muchos casos, no les sobra.

Y qué decir de los aseos de los señalados locales de restauración y ocio. Puede que no haya uno que tenga aseos para personas con movilidad reducida sean cual sean las dimensiones del local. Pero eso no es lo más grave puesto que en la mayoría de los casos no están obligados a tenerlos. Lo grave es que los aseos, en muchísimos de estos negocios están situados en sótanos o altos, es decir, que es necesario acceder mediante tramos de escaleras. Y que, aún en el caso de que estén en la misma planta que el establecimiento, los cubículos son tan diminutos y las puertas de acceso tan estrechas que es imposible su uso para cualquier persona con alguna dificultad y necesidad de apoyo.

No es fácil adaptar todos los edificios a accesibilidad. Ni siquiera todos están obligados. Pero es necesario hacerlo, tanto en los públicos como en los privados. Habrá casos en los que el Ayuntamiento, la Comunidad o el Estado deberían facilitar ayudas a fondo perdido o líneas de crédito que hagan menos gravosas las obras necesarias.

Lo que es inaceptable es que haya normativa que, desde hace muchos años, regula la accesibilidad y no se cumpla y se haga cumplir.

Hay normativa del Estado, la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid que regula la accesibilidad. Que no se aplique dice poco en favor de quienes tienen la obligación de hacer cumplir la legalidad. Bueno es que se hagan campañas de concienciación (como a la que he comentado al principio). Todavía es mejor que, a quien le toque hacerlo, haga cumplir las normas de accesibilidad para facilitar la integración en la vida cotidiana de todas aquellas personas con dificultades para hacerlo.

domingo,30 Diciembre 2018

"Por Chamberí" MP2r

Para que salgo de casa ... | foto: redacción
Por donde paso ... | foto: redacción
Moviliario urbano en medio ... | foto: redacción


TAGS | ARTÍCULOS RELACIONADOS

Cuando desplazarse es un problema. | domingo, 30 de diciembre de 2018
Aprendiendo a aparcar. | domingo, 23 de diciembre de 2018
Sobre perros y amos. | domingo, 16 de diciembre de 2018