El Socialista, Nº 093 23 de enero de 2021

Temporal de incompetencia

La Comunidad de Madrid no se creó para cumplir un destino histórico, ni para satisfacer reivindicación identitaria alguna. Esta Comunidad solo tiene una razón y un propósito: prestar servicios a la ciudadanía. Si sus dirigentes no sirven para esto, ¿para qué sirven?

El Socialista, Nº 093 23 de enero de 2021
Escucha el artículo

Rafael Simancas, Secretario general del GPS en el Congreso

Tribuna de Rafael Simancas, secretario general del GPS en el Congreso

 

 

Uno de los tópicos más repetidos en la política española habla de que la derecha gestiona bien. Ya sabemos, defienden privilegios, desprecian la igualdad, tienen tendencia a robar... pero gestionan bien.

El reciente temporal de nieve también se ha llevado por delante este tópico falso. Millones de madrileños han contemplado, entre estupefactos, desamparados y cabreados, cómo Ayuso y Almeida han sido incapaces de afrontar las inclemencias del tiempo con un mínimo de eficacia.

Calles bloqueadas, aceras intransitables, túneles inundados, árboles caídos, hospitales sin acceso, colegios cerrados, transporte público inutilizado... Un paisaje de caos y confusión, ocasionado por una tormenta largamente anunciada y que se ha mantenido durante días y días.

Mientras tanto, los madrileños solo percibían dos escenas, repetidas una y otra vez: Ayuso y Almeida poniendo excusas y el Gobierno de España poniendo trabajo, recursos y soluciones.

Mientras Ayuso y Almeida balbuceaban en televisión sus justificaciones, mientras Casado paleaba nieve durante cinco minutos para la tele, mientras Aguado presumía de labia y zapatos de ante en el dúplex... los madrileños atrapados por el temporal solo podían contar con la ayuda de los quitanieves del Ministerio de Transporte, de los agentes del Ministerio del Interior, de los bomberos del Ministerio de Transición Ecológica, de los soldados del Ministerio de Defensa, y de la coordinación del Delegado del Gobierno de España.

El modus operandi de la derecha española en estos casos suele repetirse, porque actúan de memoria. Son siglos de inercia. Primero abdican de todo ejercicio de prevención, ignorando los anuncios del problema, por obvios que sean. Cuando no les queda más remedio que reaccionar, lo hacen de forma insuficiente, arrastrando los pies. Enseguida les surge el instinto de buscar la oportunidad para que, al calor del desastre, algún buen amigo haga algún buen negocio. Y al quedar al descubierto, inevitablemente juegan a desviar la atención y señalar falsos culpables.

Ayuso y Almeida han sido un cero en previsión. La Agencia Meteorológica avisó, Protección Civil alertó, cada televisión, cada radio, cada periódico previeron el temporal... pero ellos no se enteraron. El Plan de Inclemencias Invernales no se activó en nivel 2 hasta cerca del mediodía del viernes 8. No se pidió ayuda a la Unidad Militar de Emergencias hasta las once la noche, cuando cientos de conductores estaban ya atrapados por la borrasca.

 

El modus operandi de la derecha española en estos casos suele repetirse, porque actúan de memoria. Son siglos de inercia.

 

La presidenta llegó tarde a la primera reunión de coordinación del 112 y hubo de repetirse la escena para que saliera en la foto. De esta manera evitó escuchar los lamentos por décadas de precarización, privatización y marañas de contratistas, que han dejado inermes a los servicios de emergencias de Madrid. Olvidaron movilizar hasta el domingo a las brigadas forestales. Los camiones de bomberos no llevaban cadenas. Faltaba sal. Imposible abrir los colegios el lunes, claro. Se pedían voluntarios, pero nadie les dotaba ni les organizaba.

Las redes sociales ardían por el trato desigual a unos barrios y a otros barrios, a unos municipios y a otros municipios. ¿Cuáles? Los de siempre.

Cuando llegó la hora de las culpas, enseguida miraron a España, como Torra. Que si nadie les avisó de la que se venía encima. Que si para ver nieve era mejor fijarse en Barajas. Que si el Gobierno "manirroto" de Sánchez debía pagar la cuenta. Que si Madrid saca factura de 1.400 millones...

1.400 millones. Más del triple de lo que se planteó para cubrir daños en el terremoto de Lorca, que dejó 13 fallecidos y 300 heridos. Doce veces más que lo destinado a la borrasca Gloria y sus 12.000 siniestrados. El doble de lo que el Banco Mundial dedicó a cubrir daños tras el maremoto de Indonesia en 2018... Para compensar el "lucro cesante" decían: 4 millones para los socios del Club de Campo, 13 millones por las pérdidas en las canchas de pádel, 2 millones por la baja recaudación de la empresa de los parquímetros...

Diez días después de la nevada, el 43% de las calles de la ciudad de Madrid seguían bloqueadas. Más de 40 colegios no pudieron abrir sus puertas. 27.000 escolares en casa. Todos los parques cerrados. La basura acumulándose en la vía pública. 150.000 árboles dañados, derribados sobre aceras, calzadas y vehículos. Lo peor: cientos de heridos por caídas. La imagen dramática: vecinos quitando nieve a toda prisa para abrir paso a las ambulancias tras la explosión de la calle Toledo, doce días más tarde.

"¿Qué habría sido de Madrid sin la colaboración de otras administraciones?", preguntaba Ángel Gabilondo en el parlamento regional. Y es que gracias a la rápida y eficaz movilización de recursos por parte de la Delegación del Gobierno de España, los madrileños pudieron atemperar los efectos del desastre. Transportes movilizó 1.300 máquinas quitanieves y cerca de 10.000 trabajadores de RENFE, ADIF y AENA. Interior, 48.000 efectivos de la seguridad del Estado. Defensa, 1.500 militares y 450 vehículos. Transición Ecológica, 5 brigadas y más de 200 operarios. Y habrá ayudas para todas las zonas "catastróficas", pero con rigor, con diligencia, y sin extravagancias.

Funcionó el Gobierno de España. Cumplieron los trabajadores públicos, una vez más. Se esforzaron miles de voluntarios rescatando conductores, despejando calles, liberando hospitales y colegios. Los madrileños volvieron a dar ejemplo de civismo y de paciencia.

Fallaron ellos, como cada vez. Los que dicen gestionar bien. Los que siempre llegan tarde y mal. Los que en cada ocasión buscan culpables ajenos para la incompetencia propia.

La Comunidad de Madrid no se creó para cumplir un destino histórico, ni para satisfacer reivindicación identitaria alguna. Esta Comunidad solo tiene una razón y un propósito: prestar servicios a la ciudadanía. Si sus dirigentes no sirven para esto, ¿para qué sirven?



También te puede interesar...


    Portada El Socialista 1 al 15 de Febrero de 1986
    Sucedió en 1986: fallece Enrique Tierno Galván | El Socialista, Nº 093 23 de enero de 2021
  • Twitter
  • Facebook

    • Pedro Sánchez en el Comité Federal en Barcelona
      Nuestra semana en imágenes, del 15 al 23 de Enero¨ | El Socialista, Nº 093 23 de enero de 2021
    • Twitter
    • Facebook

      • Iratxe García: ¨La recuperación, ante todo, tiene que ser justa y reducir la brecha social y territorial¨ | El Socialista, Nº 093 23 de enero de 2021
      • Twitter
      • Facebook

        • Comienza en el Senado la Ponencia de Estudio sobre el envejecimiento en España, a iniciativa del PSOE | El Socialista, Nº 093 23 de enero de 2021
        • Twitter
        • Facebook

          Secretario de Área de Relaciones Internacionales de la CEF-PSOE
          Biden abre una nueva era | El Socialista, Nº 093 23 de enero de 2021
        • Twitter
        • Facebook

          Mónica Silvana González, Diputada en el Parlamento Europeo y Secretaria de Movimientos Sociales y Diversidad CEF-PSOE
          Un paso de gigante para remover obstáculos a la diversidad | El Socialista, Nº 093 23 de enero de 2021
        • Twitter
        • Facebook

          Cristina Narbona, Presidenta del PSOE
          2021: Un año para reforzar nuestro partido y nuestro proyecto | El Socialista, Nº 093 23 de enero de 2021
        • Twitter
        • Facebook

REDES | SOCIALES


     Actualidad | Noticias actualidad
actualidad | opinión | debate | entrevistas




Volver arriba