Nuestra Comunidad no ha de perder la oportunidad histórica que los recursos europeos ofrecen para transformar su modelo de desarrollo. El modelo de Madrid ya presentaba grandes carencias, que la pandemia no ha hecho más que subrayar:

COMPARECENCIA PRESIDENTA OBJETO: XXIII CONFERENCIA DE PRESIDENTES INTERVENCIÓN (II) DE ÁNGEL GABILONDO PLENO DE LA ASAMBLEA 12-11-2020

Actualidad GPS | 12/11/2020
Escucha el artículo

ÁngelGabilondo

Nuestra Comunidad no ha de perder la oportunidad histórica que los recursos europeos ofrecen para transformar su modelo de desarrollo. El modelo de Madrid ya presentaba grandes carencias, que la pandemia no ha hecho más que subrayar:

  • La temporalidad y precariedad del mercado laboral
  • Un excesivamente reducido tamaño empresarial
  • Una focalización excesiva en el sector servicios y el turismo
  • Un decreciente peso de la industria
  • Una baja innovación
  • Unas débiles transición ecológica y digitalización
  • Unas crecientes desigualdad y pobreza en el marco de una ausencia de cohesión económica, social y territorial
  • Un debilitamiento del estado del bienestar y una inaceptable carencia de recursos públicos fundamentalmente en sanidad, educación y políticas de cuidados

Carencias de tal envergadura que cabe plantearse hasta qué punto ha habido un modelo de desarrollo explícito en nuestra Comunidad, salvo que entendamos por tal el modelo del puro sostenerse en lo que ya hay (eso no es lo que quiere decir sostenible), o de mantenerse en lo existente sin reformas relevantes (lo que viene a ser literalmente, un modelo conservador).

Mientras, la UE y España encaran la crisis con políticas expansivas para, al tiempo, modernizar el modelo productivo para hacerlo más verde, digital, sostenible e inclusivo, recuperando con decisión el papel de lo público con recursos suficientes.
Por el contrario, su Gobierno más bien parece instalado en su concepción de la economía y la sociedad, ancladas en las recetas neoliberales del pasado, de las que hoy reniega hasta el propio FMI, sin asumir políticas expansivas y eludiendo debates sobre la política de ingresos o su repercusión en un pacto fiscal.


 

Esto supone de facto renunciar a intervenir activamente en la recuperación del crecimiento y el empleo y, peor aún, la resistencia a un proyecto “más fuerte, más justo, y más competitivo, pero también más sostenible”, como propone el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España y en el Dictamen de la Comisión de Recuperación e Impulso Económico y Social de esta Asamblea.

Por eso, su actitud en la XXIII Conferencia de Presidentes nos ha resultado desconcertante, tendente por un lado, a convertir una oportunidad en un problema y, por otro, a hacer ostentación de fortalezas que no lo son tanto, para a la par, no respetar adecuadamente ese marco institucional con su singular modo de considerar que lo pertinente es la confrontación y la toma de distancia con el Gobierno de España. No podemos permitirnos que esta gran oportunidad sea considerada por su parte como un simple procedimiento de captación de fondos.

Es imprescindible una colaboración activa y permanente con el Gobierno de España en el marco del principio de subsidiariedad y en términos de cogobernanza, a través de instrumentos como el trabajo bilateral común y la Conferencia Sectorial de Fondos Europeos. Y en un clima de concordia y lealtad que propicie y haga efectiva la unidad entre las comunidades y la cooperación entre las fuerzas parlamentarias, entre las fuerzas políticas y sociales.

La Comunidad de Madrid no recibirá recursos europeos sin más, sin proyectos que asuman y desarrollen los objetivos que la propia UE y el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España persiguen.

El 26 de octubre se lo dejó muy claro la presidenta Von der Leyen, en la Conferencia de Presidentes: el Fondo de Recuperación no se distribuye en base a claves estáticas, sino en base a proyectos. Deben abandonar el discurso evasivo y empezar a prepararlos con seriedad de una vez por todas. Deseo pensar, en todo caso, que están en ello.
Pero eso significa reconocer cuáles son los objetivos del instrumento NextGeneration UE. Hablamos de que España dispondrá de 140.000 millones de euros en seis años y los proyectos que se pondrán en marcha en los próximos tres años (periodo 2021-2023), supondrán 72.000 millones. Pero según un plan que se inspire en la agenda 2030 y en los objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

La Comunidad de Madrid tiene la oportunidad de reorientar su proyecto reconvirtiendo sectores de bajo valor añadido y apostando por sectores emergentes basados en la transición ecológica y digital, desarrollando capacidades industriales mediante inversiones y el desarrollo tecnológico. Debemos rejuvenecer el tejido productivo y la proyección intergeneracional, o el impulso de la ciencia y la I+D+i reforzando sectores estratégicos.

Nuestra Comunidad tiene que elaborar los mejores proyectos y articularlos en un plan para que la financiación que recibamos sea la máxima y la de mayor utilidad, y hacerlo en cooperación e interlocución con los ayuntamientos, los agentes económicos y sociales y la sociedad, en un proceso participativo y transparente.
Y el Fondo dispone de posibilidades que responden a nuestras necesidades. Es preciso elaborar esos proyectos concretos, por ejemplo, sobre las diez políticas tractoras del Plan de Recuperación de España, como:

  • Transición energética, justa e inclusiva
  • Una administración para el Siglo XXI
  • Modernización y digitalización del tejido industrial y de la pyme, recuperación del turismo e impulso a una España emprendedora
  • Pacto por la ciencia y la innovación, refuerzo de las capacidades del sistema nacional de salud
  • Educación y conocimiento, formación continua y desarrollo de capacidades
  • Nueva economía de los cuidados y políticas de empleo
  • Impulso de la industria de la cultura y el deporte

Es importante conocer cuáles son al respecto los planes del Gobierno regional, conocer en qué punto se encuentran los proyectos autonómicos, cuándo se va a traer a la Asamblea el Plan Generación Europea, y tener constancia de cómo va la creación de la Oficina Técnica de Proyectos, así como cuándo se va a convocar al Consejo Asesor de Asuntos Europeos.

La Conferencia de Presidentes no busca nuestra desestabilización como Comunidad. Basta de actitudes de defensa paralizadora. Ni los planes de recuperación nacional y autonómica son el brazo ejecutor de pérfidas alianzas con Europa de ideologías extremistas. Si así planteara las cosas, desista de esos fondos europeos. Aunque, no parece lo aconsejable. Ni podemos permitírnoslo. Ni nosotros lo deseamos. Al contrario.


También te puede interesar...


Señora presidenta: ¿En qué situación se encuentra el proceso de elaboración de los presupuestos de la Comunidad de Madrid para 2021?

Purificación Causapié

ÁngelGabilondo

Europa Press/Eduardo Parra

¨Lamentablemente las prioridades presupuestariasde la Consejería de Educación no están ni en las infraestructuras ni en docentes


(Foto: CAM)

Gabilondo: Señora presidenta: ¿Qué necesidades considera prioritarias actualmente en la contratación de personal de Sanidad?


REDES | SOCIALES


     Actualidad | Noticias actualidad
actualidad | opinión | debate | entrevistas



     Actualidad | Noticias actualidad
actualidad | opinión | debate | entrevistas


Volver arriba