EL SOCIALISTA Nº 71 26 de junio de 2020

Sucedió en... 1939. El fin de la Guerra Civil

Los tres meses que precedieron al día que marcó el final del conflicto fratricida que fue la Guerra Civil Española estuvieron llenos de gran incertidumbre tanto en el frente de batalla como en la retaguardia. Muchos civiles iniciaron el largo camino que les llevó lejos de su casa, su familia y su trabajo.

EL SOCIALISTA Nº 71 26 de junio de 2020 | 26 de junio de 2020
Escucha el artículo

Imagen de portada de El Socialista

Los tres meses que precedieron al día que marcó el final del conflicto fratricida que fue la Guerra Civil Española estuvieron llenos de gran incertidumbre tanto en el frente de batalla como en la retaguardia. Muchos civiles iniciaron el largo camino que les llevó lejos de su casa, su familia y su trabajo. Eran personas que tenían un temor fundado a ser perseguidos por sus opiniones políticas y por pertenecer a un determinado grupo ideológico. Tenían miedo de sufrir cárcel o ejecución.

Fueron cerca de 500.000 personas, refugiados que se vieron forzados a huir para salvar la vida y que constituyeron una de las principales preocupaciones del Consejo Nacional de Defensa, el último órgano administrativo formal y operativo de la República.

Así lo contó El Socialista.

 

LOS REFUGIADOS ESPAÑOLES

Distintas fuentes parecen coincidir en que durante los tres primeros meses de 1939 casi medio millón de personas se vieron obligadas a abandonar España ya sea atravesando las fronteras terrestres o, los que podían permitírselo, embarcando rumbo a América o África. Eran soldados y civiles, muchos de ellos mujeres, ancianos y niños pertenecientes a las más variadas condiciones sociales e ideologías.

El país galo recibió aproximadamente a unas 440.000 personas, aparte de los que llegaron a Argelia. La recepción de los refugiados constituyó para el gobierno francés un problema económico y político. Pronto se mostró interesado en fomentar la repatriación a España o la re-emigración a terceros países tales como México, Chile o República Dominicana

La cifra definitiva se redujo a 215.000 después de que muchos creyeran el ofrecimiento del general Franco de acoger tras el fin de la contienda, sin represalias, a todos aquellos españoles que no tuvieran delitos de sangre. Quienes confiaron en su palabra y decidieron regresar fueron encarcelados, sometidos a juicio y marginados cuando no directamente ejecutados.

Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial unos 30.000 españoles fueron enviados a campos de trabajo, aunque lo peor llegaría con la ocupación alemana de Francia y los traslados a campos de exterminio como Mauthausen, donde murieron 5.000 compatriotas.

Naciones Unidas dedica el día 20 de junio a los Refugiados. Es el momento de visibilizar el problema y recordar la legislación internacional que los protege. En la Convención de 1951 se define quién es un refugiado, recoge sus derechos y pone de relieve sus obligaciones para con el país de acogida. Junto con el protocolo de 1967 constituyen los instrumentos legales únicos que los amparan.

Este es el motivo por el que el PSOE ha hecho público un manifiesto en el que se explica que hoy día "más de 79,5 millones de personas en todo el mundo han tenido que dejar atrás sus hogares para poder sobrevivir, de los que 25 millones son oficialmente refugiados. Son las cifras más altas desde que existen registros. El problema es que no son números, sino seres humanos cada uno con sus sueños, sus anhelos y toda una historia detrás de miedos, huida y persecuciones. Y este año el cierre de fronteras por la covid-19 se lo ha puesto aún más difícil".

Imagen de portada de El Socialista

ORGANIZANDO EL GRAN ÉXODO

A cuatro días para que finalice oficialmente la Guerra Civil, en su edición del 28 de marzo de 1939, El Socialista constata en su primera página cómo la preocupación primordial en esos momentos era la evacuación de los ciudadanos de la zona republicana a pesar de la "difícil situación en que la manera de proceder del Gobierno nacionalista ha colocado al Consejo Nacional de Defensa".

Las negociaciones que estaban en curso con las autoridades nacionalistas querían "asegurar la libre salida de todos los que necesiten expatriarse". Así en el punto siete del documento que servía de base en las conversaciones se establecía la "Concesión de un plazo mínimo de veinticinco días para la expatriación de cuantas personas quieran abandonar el territorio nacional". El talante negociador fue roto bruscamente por parte del Gobierno rebelde sin mediar explicación.

Es fácil imaginar la caótica situación que en esos momentos vive el país. Son contantes los llamamientos al orden y la colaboración. En sus páginas El Socialista ruega "a todos que no acojan iniciativas individuales ni atiendan otras órdenes y disposiciones que las que procedan del Consejo Nacional de Defensa".

La radio es en ese momento el medio más inmediato para dar instrucciones. A las once de la noche los consejeros dan a conocer las medidas que se van implementando desde la ya exigua administración. El diario obrero se hizo eco de la emisión de las palabras de José del Río, consejero de Instrucción Pública y Sanidad que explicó cómo "la evacuación de los militares antifascistas, tanto del frente como de la retaguardia exige la máxima responsabilidad y hombría por parte de todos, para que esta evacuación se pueda efectuar dentro del orden y la organización necesaria que se precisa. Que nadie tenga recelos ni desconfianza; que nadie tema ni piense en traiciones ni engaños. Los hombre y organismos del antifascismo han echado sobre sí el compromiso y la responsabilidad de poner a salvo la vida de todos los hombres del frente y de la retaguardia amenazados por el invasor" y exhortó a los oyentes pidiendo "¡Firmeza, serenidad y responsabilidad por parte de todos! ¡Que nadie abandone sus puestos en tanto no reciba órdenes para ello!"

En la página dos, al lado del "Panorama internacional" se leen en un recuadro de apenas tres párrafos las "Noticias de Valencia" donde se referencian los movimientos de los buques en el puerto y donde también se pide de nuevo "a la opinión pública y a los afiliados de las Organizaciones políticas y sindicales que tengan la máxima serenidad en estos momentos históricos de tan intenso dramatismo"

 

 

Para consultar esta y otras ediciones de El Socialista puedes acceder a la hemeroteca de la Fundación Pablo Iglesias.

(28 de marzo de 1939), El Socialista, p. 1 y 2.

También te puede interesar...



EN EL CONGRESO, DURANTE LA SESIÓN DE CONTROL AL EJECUTIVO
Orgullo y Dignidad | EL SOCIALISTA Nº 71 26 de junio de 2020

Gobierno y agentes sociales en la firma del acuerdo
Gobierno y agentes sociales acuerdan extender los ERTE hasta el 30 de septiembre | EL SOCIALISTA Nº 71 26 de junio de 2020

Carmen Calvo e Idoia Mendia
Nuestra semana en imágenes, del 19 al 25 de junio* | EL SOCIALISTA Nº 71 26 de junio de 2020 | EL SOCIALISTA Nº 71 26 de junio de 2020

Rueda de prensa Adriana Lastra 230620
Adriana Lastra insta a todos los grupos y a la ciudadanía a centrarse en lo importante: "Derrotar a la pandemia y sacar adelante nuestro país"* | EL SOCIALISTA Nº 71 26 de junio de 2020 | EL SOCIALISTA Nº 71 26 de junio de 2020

Gonzalo Caballero: "Temos a forza para gañar e gobernar Galicia"
Gonzalo Caballero: ¨Temos a forza para gañar e gobernar Galicia¨* | EL SOCIALISTA Nº 71 26 de junio de 2020 | EL SOCIALISTA Nº 71 26 de junio de 2020

Gonzalo Caballero: "Temos a forza para gañar e gobernar Galicia"
Sucedió en... 1939. El fin de la Guerra Civil* | EL SOCIALISTA Nº 71 26 de junio de 2020 | EL SOCIALISTA Nº 71 26 de junio de 2020

REDES | SOCIALES


     Actualidad | Noticias actualidad
actualidad | opinión | debate | entrevistas



     Actualidad | Noticias actualidad
actualidad | opinión | debate | entrevistas


Volver arriba