GESTIONAR - COVID-19

GESTIONAR MOMENTOS DIFICILES

Lo vamos a superar, voy a afrontarlo sin demasiado problema, no tiene que acabar todo tan mal como cuentan ...

17/03/2020 | Por Marlis González Torres. | Psicóloga Coach
Escucha el artículo



Pocas veces la vida nos sitúa ante momentos tan difíciles como los que estamos viviendo con el COVID-19. Difíciles por la peligrosidad que entraña para la salud, porque afecta a toda la población además de que sus consecuencias económicas afectarán también durante largo tiempo a la mayoría de países y población mundial.

Desde la generación de nuestros abuelos -que fueron llamados a la guerra- no se había vivido una sensación igual de no tener control sobre sobre nuestra vida. De ahí que la sensación general es de no saber cómo sobrellevar este gran peso que de repente nos afecta. Tan solo ayer éramos libres y felices y hoy estamos sobrecogidos.

Ante este panorama los humanos reaccionamos emocionalmente. La primera reacción es el miedo. La segunda la ansiedad. La tercera, la incertidumbre. Podemos añadir muchas más en función de nuestra educación, personalidad y cultura.

Lo primero que conviene sentar es que son, todas ellas, emociones completamente normales. Lo patológico sería que no existieran, que hiciésemos una disociación y continuásemos como si nada hubiera pasado porque sí ha pasado. Es recomendable no seguir consejos o instrucciones que nos indiquen que “no hay que tener miedo” y que nos dan recetas para esconder el miedo o para escondernos de él. No es posible no sentir miedo, es una situación completamente insólita y desconocida que nos afecta de una forma importante. Lo que sí es posible es afrontar el miedo.

Del mismo modo no es evitable que la ansiedad nos atenace ya que esta es una emoción que sentimos ante lo desconocido y este virus y sus efectos lo son. Tampoco es posible que no nos invada la incertidumbre, ese ¿qué va a pasar si enfermo? ¿Cómo saldré adelante en mi empresa, en mi trabajo? ¿cómo será la vida después de la crisis económica derivada de esta crisis?.

De momento, lo primero que nos ha tocado vivir es una cuarentena o confinamiento en nuestros hogares de 15 días. También una situación bastante insólita para la casi totalidad de la población.

Ante esto ¿qué podemos hacer para que estos días transcurran lo mejor posible? Voy a sugerir algunas cosas por si pueden ser de utilidad.Un breve decálogo con puntos que sirven como indicación y que tú puedes desarrollar a tu gusto y también incluir otros.

Primero: analizar nuestra situación. Si estamos solos, si tenemos niños, si vivimos en pareja, si somos mayores. Cada una de estas situaciones van a tener hábitos distintos y también capacidades de utilización de las nuevas tecnologías.

Segundo: seguir con nuestra rutina habitual. Cada uno de nosotros tiene una rutina de vida. Conviene seguirla lo máximo posible. Por ejemplo, si hay niños conviene que lleven una vida de horarios similares a cuando van al cole y también hagan actividades relacionadas con el aprendizaje; después hacer actividades lúdicas, de juego con los padres y hermanos.

Los adultos pueden seguir con su rutina horaria de trabajo bien teletrabajando o bien leyendo, estudiando, haciendo actividades manuales.Los mayores de igual modo, distribuir la jornada en actividades rutinarias y las nuevas por la situación.

Tercero: Trabajar el Pensamiento: el pensamiento y la emoción van inevitablemente unidas, uno lleva a la otra, de forma que lo más necesario en esta situación de incertidumbre es pensar en positivo. Pero, como esto no es un botón que le das al positivo y ya está…conviene indicar que, si no te salen pensamientos positivos del tipo lo vamos a superar, voy a afrontarlo sin demasiado problema, no tiene que acabar todo tan mal como cuentan, etc, dale la vuelta. Es decir, si piensas esto es un desastre, no seremos capaces, voy a enfermar, vamos a morir, permítete por un instante darle la vuelta, pasar a lo vamos a superar, voy a afrontarlo sin demasiado problema, no tiene que acabar todo tan mal como cuentany observa qué ha cambiado. ¿te has sentido mejor? ¿Qué emoción tienes ahora? ¿te ayuda más a hacerte con la situación? Pues esa es la que tienes que encontrar en el fondo de ti.

Cuarto: Aprendizajes previos. Cualquier adulto ha vivido situaciones difíciles aunque esté todavía en la juventud. Pregúntate ¿qué situaciones difíciles me ha tocado enfrentar? ¿se parece a la de ahora y en qué? ¿cómo la superé? En concreto ¿qué es de todo lo que entonces hice aquello que ahora me puede servir? Ahí tienes ya un material de inestimable valor que no te costará llevar a la práctica.

Quinto: Confianza. Este es un elemento indispensable para superar cualquier crisis. En esta ocasión la confianza no es solo individual sino colectiva. No es tanto confianza en ti mismo como confianza en los otros: en nuestro país, en nuestros gobernantes, en nuestro continente e, incluso, en el ser humano que es versátil y adaptativo como ningún otro. Sin confianza no se avanza ni se superan dificultades. Así que haz memoria y piensa en las veces en que has estado, hemos estado, en peligro y cómo nos hemos rehecho. ¿lo hicimos solos? O ¿nos hemos unido para superarlo?. Recuerda el 11M, el mejor ejemplo de lo que Madrid puede dar. Ahora es lo mismo, somos todos -desde el lugar que a cada uno nos toque- necesarios para colaborar, para empujar, hacer lo necesario para lograr el objetivo.

Sexto: Comparte. Habla con quien puedas y todo el tiempo que puedas. Si no tienes con quién hazlo contigo mismo ante el espejo. Debes expresar tus emociones, hablar de todo lo que te pasa por la cabeza, para liberar la angustia, para tranquilizarte. Fuera de las horas de rutina lo que todos podemos hacer es hablar ya sea por las redes, en persona, escribiendo, con nosotros mismos, hablar es fundamental.

Séptimo: Presta apoyo. Todos somos capaces de prestarlo, todos los humanos tenemos esa capacidad como seres sociales que somos. ¿cómo prestar apoyo recluidos en casa? En primer lugar, con los próximos, escuchando, que hablen con nosotros para liberar su angustia y expresar sus emociones; compartiendo y proponiendo actividades; prestándote a estar ahí para hacer, incluso, esas cosas que no se te dan bien o hace tanto que no haces que…. Con los no próximos, puedes hablar por teléfono, desde la ventana, escribiendo, etc. Recuerda que el apoyo emocional es imprescindible en cualquier crisis.

Octavo: Creatividad. Cultiva tu espontaneidad. Aprovecha para hacer todas aquellas cosas que nunca has hecho, las que ya no haces, las que has olvidado que hacías, las que alguna vez has pensado que te gustaría hacer. Es muy importante tener las horas ocupadas pero no todas ellas con actividades rutinarias (sustitutivas del trabajo o rutina diaria) sino con actividades que usen nuestra creatividad, la capacidad de hacer cosas nuevas e inesperadas, todos somos capaces si bien hace tiempo que hemos olvidado que somos seres espontáneos con posibilidad de crear cosas. Recuerda que, a través de las redes y de la tv, puedes asistir a conciertos, viajar, visitar museos, bailar, hacer gimnasia, etc.

Noveno: Respira y Relájate. Hay muchísimos métodos y formas de relajarse y de utilizar la respiración para sentirnos mejor. Comenzando por la respiración, si sufres ataques de angustia usa el método respiración en 3 pasos: inspira llevando el aire al pecho, luego al estómago y luego a la tripa, haz una pausa de un instante y ahora espira dejando pasar el aire de la tripa al estómago y luego al pecho. Hazlo 3 veces cada vez que lo necesites. Al finalizar te sentirás mucho mejor porque tu organismo estará oxigenado, también más tranquilo porque has cambiado de pensamiento mientras te concentrabas para seguir el ejercicio. Puedes también hacer, 3 veces al día, un rato de respiraciones profundas, pongamos 10, con lo que te sentirás con energía y fuerza ya que tu organismo estará bien oxigenado

En cuanto a la relajación hay multitud de métodos. Los ejercicios anteriores llevan también a la relajación puesto que la fórmula respiración + concentración es igual a relajación.

Décimo: Muévete. Es importantísimo mantener el organismo activo y con todos sus sistemas funcionando. Quedarse quieto anquilosa, deprime, contrae. Por tanto, es complementario de la respiración y la relajación. El ejercicio es vida, decíamos anteayer, así que es imprescindible poner esto en práctica. Y como no es posible nadar, ir al polideportivo, caminar, etc, solo cabe moverse en casa. De forma suave pero continuada: estiramientos, caminar por el pasillo, mover las piernas de cualquier forma posible, etc, etc.

REDES | SOCIALES


    twitter | PSOE Chamberí

    facebook | PSOE Chamberí

    twitter | Marlis Gonzalez @Marlyse24

     Actualidad | Noticias actualidad
actualidad | opinión | debate | entrevistas


     Actualidad | Noticias actualidad
actualidad | opinión | debate | entrevistas


Volver arriba