     Actualidad | Noticias actualidad
actualidad | opinión | debate | entrevistas

   viérnes, 25 de octubre de 2019

Por Álvaro Frutos    | El extraño placer de vivir en la contradicción permanente | https://lahoradigital.com- 24/10/19

El extraño placer de vivir en la contradicción permanente

La contradicción patriótica es tan grande que una reparación en la historia que a todos nos debería satisfacer ni nos pone de acuerdo. Como para ponernos en lo importante, en construir el futuro común.

En una semana es impresionante la cantidad de opiniones que se pueden verter sobre un tema. Sorprendentes los lugares comunes que se pueden dibujar y preocupante que nadie coincida en indicar cuál es el camino bueno.

Todo además suma complejidad cuando cada cual lo ve desde su óptica "muy personal", y el vandalismo callejero termina siendo un serial más de televisión, que difiere en la zona de vía Layetana en que están situadas las cámaras. Eso es la "Cuestión Catalana".

Hay algunos senderos que no se puede pensar más que son mal intencionados. Se señalan insistentemente y no cabe más que decir que parecen pensados para que el caminante caiga por el precipicio. Medidas excepcionales, leyes de seguridad, medidas de cumplimiento forzoso…es un cúmulo de machacones lugares comunes que llevan a soluciones imposibles. Reescribiendo el refrán la letra constitucional con sangre entra… paradigmas de la contradicción en la que vivimos.

Ya lo decía el apócrifo más famoso de Machado, Mairena, el cual dedicó varias de sus sentencias a discernir sobre el principio de contradicción: Lo propio de nuestra época es vivir en plena contradicción, sin darse cuenta de ello, o lo que es peor, ocultándolo hipócritamente. Los cestos de contradicción e hipocresía hace tiempo que se llenaron con lo de Cataluña.

Los responsables del problema tienen poca importancia en medio del barullo. Si nos ponemos grandilocuentes podemos decir que "la Historia les juzgará". A la responsabilidad penal la sentencia del Supremo le ha puesto nombres y apellidos.

¿Quiénes son los responsables de haber llegado a vivir en la contradicción permanente? Eso es más difícil de determinar. Ahora bien, lo que es y es incontrovertible, es que la sentencia ha sido dictada conforme a derecho y esa cuestión debería tener punto final de discusión. Podemos elegir seguir dando vueltas y vueltas hasta el agotamiento.

Parece no sujeto a contradicción que los condenados eran conscientes de que la vía seguida les conducía a este punto de difícil retorno. También que esto no puede ser entendido por los vándalos que bloquean aeropuertos, queman contenedores, destrozan el mobiliario urbano y atentan contra la policía. Poco les importar la vida, ajena y propia y la violencia callejera es más divertida que el último juego de la Play. Acostumbrados a matar muñecotes, en su apasionado salvajismo, pueden ignoran que la vida es el primero y más esencial de los derechos humanos. ¿Es asumible que los políticos jueguen con la integridad de las personas? No vale autoproclamarse pacifista. La violencia es violencia aunque se quiera envolver en el papel de seda de la movilización.

Si los dirigentes independentistas siempre han sabido que es imposible conseguir la independencia rompiendo la legalidad vigente regida por la Constitución y el Estatuto, mantener el pulso al Estado ¿no carece de sentido y solo hace crecer la tensión entre ciudadanos? La única explicación es seguir ahondando en la continua contradicción de los partidos que dicen defender la Constitución. La independencia es una aspiración política legítima pero no es un derecho ejercitable al margen de la ley. Todo dirigente político tiene la obligación de no engañar con esto ni con nada.

Tal y como está el percal, ¡que levante el dedo el que esté convencido de que en la política y el diálogo está la puerta de salida! Razones para ver difícil esa vía hay para aburrir: la defensa permanente de intereses electorales; el cortoplacismo; el populismo ya sea institucional o antisistema … la política se ha convertido en un concepto vacío.

Si los ciudadanos asumieran críticamente su condición vendría a cuento que gritaran también aquí y ahora: ¡Basta Ya!

Estamos entre lo dramático y lo patético y nadie creo que quiera que esto acabe mal. Es muy fuerte navegar entre personajes que esperan que la historia les dé una razón absurda. Hay que exigirles que dejen de ser rabadanes para ser verdaderos líderes y gobernantes.

Para poder construir una base sobre la que levantar, en un futuro, una solución pacífica. La otra siempre está al alcance, hay que pertrecharse algún imperativo categórico, que no se discuta cada cinco minutos, por ejemplo.

La solución no puede ser la de un partido político ni la de uno de los dos bloques y sus matices, es el consenso de unas comunidades cívicas dispuestas a convivir. Otra cosa es apostar por el enfrentamiento. ¡Ojo!, enfrentar personas, no es lo mismo que confrontar ideas. Las ideas se contraponen unas a otras, pero puede llegarse a un acuerdo que no satisfaga plenamente a ninguno y que permita evitar que unas personas agredan a otras.

Mientras tanto que no cuenten más que el separatismo está dividido. Si unos están en el convencimiento de las soluciones deben abandonar el papel de fumar. Si hay partidos y líderes que creen en la fortaleza de que en la senda constitucional es posible vislumbrar el futuro deberían abandonar "el sí, pero no". En la confusión sí que no está la respuesta.

Es menos grave para una sociedad entrar en un proceso acelerado de amortización de líderes que en el deterioro social. No obstante, hay que hacer una advertencia, la necesidad de renovación de liderazgos no está solo en la política, también en todos los otros mundos que conforman una sociedad compleja como la nuestra.



El extraño placer de vivir en la contradicción permanente  
  
POR ÁLVARO FRUTOS

https://lahoradigital.com


TAGS | ARTÍCULOS RELACIONADOS


     Actualidad | Noticias actualidad
actualidad | opinión | debate | entrevistas


Volver arriba