   sábado, 28 de septiembre de 2019

Por Adolfo Piñedo Simal | Sobre la repetición electoral | https://adolfopinedosimal.wordpress.com | publicado. martes, 18 de junio de 2019

Sobre la repetición electoral



 

Sobre la calidad de nuestros políticos. Casi sin excepción, tertulianos y otros charlatanes se entregan con entusiasmo al deporte de señalar a los culpables de la repetición electoral. De hacerles caso, en España tendríamos unos políticos incapaces, torpes, vagos y corruptos. Una verdadera plaga para el país. Nada nuevo, pues esta cantinela se viene oyendo desde hace décadas y con políticos muy distintos de los de ahora. Tanto han insistido que las encuestas identifican la política y los políticos como uno de los principales problemas del país. En comparación con tiempos pasados, incluso cercanos, no digo yo que los políticos de hoy destaquen por su estatura. Pero resulta que a los políticos que han gobernado el país de diez años a esta parte la crisis se les ha llevado por delante. Su lugar ha debido ser ocupado por otros nuevos, necesariamente inexpertos, y, por ello, peores en comparación con los anteriores. Habrá que esperar un poco a ver como se desenvuelven para juzgar su calidad.

De todos modos, para hacer juicios con cierto fundamento es menester echar una ojeada a otros países de nuestro entorno y comparar. Comparando con los políticos que gobiernan en EE UU, el RU, Brasil, Italia, etc., en definitiva en medio mundo, los nuestros no son peores. Pueden ser mediocres, pero parecen bastante mejores de lo que se despacha por ahí. La democracia es un sistema que no asegura la elección de los mejores, ni siquiera de los capaces. Ningún sistema lo hace, salvo la República Islámica de Irán, donde los candidatos antes de someterse a las urnas deben pasar el examen del consejo de clérigos, que, sabios ellos, deciden si cada candidato es o no apto para el cargo. Pero no creo que nadie quiera copiar ese sistema. Aquí el pueblo soberano elige a quien le da la gana. Resulta que si, a pesar de las reiteradas advertencias de opinadores de todo tipo sobre el bajo nivel de nuestros políticos, insisten en votarlos será que, en el fondo, no comparten este juicio, aunque al ser encuestados digan otra cosa. A donde voy a parar es a que echar la culpa de la repetición electoral a los políticos actuales que "no hacen su trabajo" me parece una de esas cosas que muchos aplauden, pero que no explican, ni poco ni mucho, el porqué de la repetición electoral. Lo malo es que la campaña contra los políticos llama, implícita o explícitamente, a la abstención. En particular a la abstención de izquierdas. Veremos si lo consiguen.

¿Quién es culpable de la repetición de las elecciones? A estas alturas está claro dónde está la desavenencia que ha impedido un acuerdo entre el PSOE y UP: la cuota de poder que tendría cada uno en el Consejo de Ministros. Al contrario de lo que dice Irene Montero lo que ha exigido UP han sido sillones y nada más que sillones. Precisamente, han sido los sillones lo que ha llevado a la repetición de las elecciones. Nada que ver con el programa, ni con las "políticas que favorezcan a la gente". Y no es que los sillones no sean importantes. Son importantes para el partido pero no para la gente. Para la gente lo importante es el programa, las medidas concretas a poner en marcha. UP ha planteado las cosas de modo que o le daban los ministerios que pedía o íbamos a las urnas otra vez. Iglesias no quería un Gobierno en el que su partido apareciera subordinado al PSOE. Exhibir poder tiene que ver con la competencia electoral con el PSOE. Y tiene que ver con la existencia de un sector en UP que está en contra de apoyar al PSOE. No hace tanto tiempo de aquello de "PSOE y PP la misma mierda es". Creo que en UP existe un sentimiento anti-PSOE que viene de la época de Anguita. Otra parte de UP entiende que no deberían entrar en el Gobierno por el riesgo de diluirse y prefieren un pacto de investidura. En definitiva, es el interés de partido, interpretado por Iglesias, lo que ha primado sobre el interés de los electores que querían un gobierno progresista.

Planteada la negociación en términos de o me das lo que pido o se rompe la baraja Sánchez entendió que un gobierno así construido sería un gobierno difícil de pastorear porque estaría a lo que Iglesias dijera en cada vuelta del camino bajo la amenaza de romper la baraja. Se entienda que prefiera repetir las elecciones ahora a tener que convocarlas dentro de unos meses, cuando Iglesias le pusiera en el mismo dilema de ahora. No veo el peligro de los ministros de UP haciendo locuras gestionando impuestos, pensiones o lo que sea. La presencia de Podemos en el Gobierno puede que quite el sueño a Sánchez, pero no a los mercados, como se deduce de la evolución de la prima de riesgo. A mayor abundamiento, las empresas de rating han emitido calurosas felicitaciones por la gestión financiera de los "ayuntamientos del cambio". En el Ayuntamiento de Madrid, la ortodoxia fiscal y financiera la ha encarnado Carmena, mientras que el PP de Gallardón se la puso por montera. Ya tengo dicho que la derecha es alegremente irresponsable en materia económica y la izquierda se ve abocada a arreglar el desperfecto.

Así pues, a la pregunta de por qué vamos a elecciones la respuesta es porque UP lo prefiere antes que estar en un gobierno donde aparezca en una posición subordinada. Y porque el PSOE lo ha preferido a formar un gobierno en el que esté sujeto a un chantaje permanente. Tengo muchas dudas de que haya sido una buena decisión porque las elecciones pueden dar sorpresas.

¿Qué puede cambiar en las nuevas elecciones? La cuestión es que si nada cambia, tendremos el mismo problema de gobernabilidad después del 10 de Noviembre. Pero algo se está moviendo. Errejón da el salto a la política nacional después de haber probado en Madrid, donde Más Madrid cosechó muchos más votos que Podemos.

El nuevo partido, Más País, aprovecha la ocasión que ha creado el desacuerdo entre PSOE y UP para ofrecerse como vehículo al elector de izquierdas descontento por no haberse logrado formar un gobierno progresista. Errejón demuestra así sentido de la oportunidad. Pero más allá de las oportunidades, a lo que asistimos es a la descomposición de Podemos.

El artefacto político creado por Iglesias otorgaba a Podemos el papel de núcleo vertebrador de sus aliados y confluencias. A todas luces se está produciendo un movimiento centrífugo y, lo que más importante, una escisión del núcleo vertebrador. Desde 2015, cuando obtuvo 5 millones de votos (6 millones si se suma IU), hasta 2019 con 3,7 millones hay un evidente declive electoral. El origen de la actual ruptura hay que situarlo en el debate sobre las causas de ese declive, un debate que Iglesias obvió reduciendo el debate a la cuestión del liderazgo. Iglesias ha dilapidado el inmenso caudal de votos con que Podemos inició su andadura en 2015 sin conseguir su proyecto originario (formar gobierno) ni el secundario (adelantar al PSOE), salvo en algunos importantes ayuntamientos. Según sus críticos, el declive electoral obedece a un escore de Podemos hacia el radicalismo. La divergencia entre Iglesias y Errejón se explica por la sempiterna querella entre radicales y moderados (en términos relativos) que tantas veces ha marcado la ruptura de la izquierda, como no hace mucho ha pasado en Grecia. En España, los moderados insisten en la necesidad de un gobierno progresista por encima de trozo de poder que corresponda al partido.

Lo que parece muy probable es que las nuevas Cortes tendrán un nuevo grupo de izquierdas. Lo que está por ver es si las tres izquierdas suman más o menos diputados que ahora y, en definitiva, si hay una nueva oportunidad de formar un gobierno progresista o si esta ha sido la oportunidad perdida. Veremos.

Sobre la repetición electoral  
  
Adolfo Piñedo Simal

https://adolfopinedosimal.wordpress.com | sábado, 28 de septiembre de 2019


TAGS | ARTÍCULOS RELACIONADOS


     Actualidad | Noticias actualidad