     Actualidad | Noticias actualidad
actualidad | opinión | debate | entrevistas

   lunes, 01 de julio 2019

Por Elena de León | La soledad feminista de las lesbianas | https://lahoradigital.com- publicado el lunes, 01 de julio 2019

La soledad feminista de las lesbianas

Sábado 29 de junio de 2019,
Desde la última esquina de la sopa de letras LGTBI, a la invisibilidad en el movimiento feminista, y sin acabar de encontrar lugar propio, el colectivo de lesbianas fuimos introduciendo el feminismo en el movimiento Gay, con la L y la B, con nuevos términos como lesbofobia (que aun se subsume en la homofobia, como a las mujeres en el genérico “hombre”), “patriarcado gay” y “feminismo lesbiano”, por poner ejemplos.

Hemos denunciado la reticencia del movimiento a contemplar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. De la misma manera aportamos el significado de la “diversidad” al feminismo, aunque esto sigue siendo una asignatura pendiente, convencer a todo el movimiento y a algunas feministas que el feminismo blanco sucumbió hace tiempo. Y prosigue la semana del Orgullo 2019, tras el Día Nacional del Orgullo LGBTI. ¿Donde están las lesbianas?, ¿en uno?, en otro movimiento?, o quizá en ninguno. Tras la máscara del folclore hoy no existe una identidad lésbica. Quizá sea el momento de retomar el lugar en que se abandonaron los colectivos de lesbianas feministas para mezclase en la sopa de letras, de recuperar el espíritu reivindicativo de otros tiempos cuando las demandas eran las nuestras y nuestras voces, (aunque silenciadas como ahora), eran reconocidas, al menos por el movimiento feminista.

Este año se conmemora el 50 aniversario de la revuelta de Stonewall (NY), pero aún no se han cumplido nuestras reivindicaciones feministas, seguimos exigiendo:

  • Garantía de acceso a cualquier técnica de reproducción humana asistida (TRHA) en la sanidad pública, para las mujeres sin pareja y parejas de mujeres no casadas, en particular la técnica ROPA de recepción de ovocitos de la pareja.
  • Protocolos ginecológicos y de prevención de las ETS adaptados a la realidad de las relaciones lésbicas.
  • Residencias para mujeres lesbianas y bisexuales de la tercera edad, y educación en la diversidad sexual para todas, en particular las más jóvenes.
  • Reconocimiento de la madre no gestante y filiación compartida de los/as hijos/as de la pareja de mujeres, sin necesidad de contraer previamente matrimonio.
  • Reconocimiento de la guarda y custodia de los/as hijos/as comunes, a ambas madres tras la ruptura de la pareja.
  • Reconocimiento de permisos laborales para el cuidado de menores y familiares, prestación por maternidad, paternidad, adopción, guarda con fines de adopción o acogimiento, así como las ayudas a ambas madres trabajadoras de las familias homomarentales, unidas por vinculo matrimonial o sin él.
  • Medidas para la aplicación de la conciliación de la vida personal, laboral y familiar, y corresponsabilidad social para las familias monomarentales / monoparentales
  • Los mismos derechos (civiles, sociales, laborales, fiscales) para las parejas de hecho que se conceden al matrimonio.
  • Mismas medidas para la prevención y atención a la violencia intragénero, y delitos lesbófobos, (incluida la “violación reparadora”), que para la violencia de género.
  • Un movimiento feminista receptivo que de voz y se haga eco de las demandas de todas las feministas.

Y camina presta la reaccionaria ultraderecha pisándonos los talones con su guadaña, para segarnos los derechos que no tenemos, con su política de familia rancia, la defensa de la familia “natural” esencia de lo que es un matrimonio y una familia, donde el punto de mira somos todas las mujeres y en particular las lesbianas, para controlar nuestros cuerpos con el discurso de la “ideología de genero”, que no es mas que el rechazo a la libertad sexual y reproductiva de las personas, y en concreto de las mujeres con objeto de devolverlas al sometimiento de los antojos masculinistas. Un pataleta machista contenida en un “Ministerio de la familia” que prometen.

Urge una Ley de Partidos que ilegalice los partidos machistas, racistas, xenófobos, homófobos y lesbófobos… en definitiva, los que promueven la discriminación, el odio y la violencia. Mas que nunca se necesita del compromiso socialista, y por ello un partido en el Gobierno con iniciativas legislativas feministas, que impulse una Ley integral para la igualdad de trato y la no discriminación, y contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género, ante los constantes ataques y bloqueos de los grupos parlamentario de derechas, con una agenda en materia de igualdad de género y gestión de la diversidad, que nos garantice una maternidad libremente elegida, tratamientos de reproducción asistida para todas, y asegurare la inscripción de los/as hijos/as de parejas de mujeres, adoptándose a sus diferencias, y con prioridad contrarreste las políticas retrogradas de los gobiernos de la derecha en legislaciones anteriores.

Un Gobierno que institucionalice una nueva Ley de familias, que rechace la custodia compartida impuesta, que incorpore al currículo educativo la educación afectivo-sexual en todas las etapas educativas, que acabe con todos los tipos de violencia contra las mujeres, en especifico a su libertad sexual y reproductiva con la reforma del Código Penal exigiendo su consentimiento expreso para mantener relaciones, y la prohibición de la gestación subrogada . Que cumpla con un Pacto de Estado contra la violencia de género de las diversas realidades de las mujeres en todas sus manifestaciones, y una Ley integral contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y contra la prostitución.

Un programa como el Programa del PSOE para una España feminista.

Elena de León Criado

Politóloga.

Presidenta de la asociación Comité Reivindicativo y Cultural de Lesbianas (CRECUL)
Secretaria de Igualdad PSOE- Chamberí.

La soledad feminista de las lesbianas   

  

Por María Ángeles Solís del Río

https://www.diarioprogresista.es

@mangelessolis1



TAGS | ARTÍCULOS RELACIONADOS