   jueves, 13 de junio de 2019

El Socialista 025 | EDITORIAL DE 'EL SOCIALISTA': Estadistas vs. Agitadores* | El Socialista 025

Estadistas vs. Agitadores

El mandato de las urnas del 28 de abril y el 26 de mayo fue claro: el PSOE ganó y no hay alternativa a un Gobierno de Pedro Sánchez. Sin embargo, PP y Ciudadanos intentan bloquear el arranque de la legislatura al tiempo que blanquean a la ultraderecha.

14/06/2019

Editorial de El Socialista

 

En las últimas semanas, los españoles y españolas han sido llamados a las urnas en cuatro ocasiones y han emitido un mandato claro: el 28 de abril otorgaron una amplia victoria al PSOE, que en el Congreso de los Diputados aventaja en más de 3 millones de votos y 57 escaños a la segunda fuerza, el PP, y el 26 de mayo reforzaron ese voto concediendo de nuevo el primer puesto de forma muy destacada al proyecto liderado por Pedro Sánchez.

No hay, por tanto, alternativa a un Ejecutivo de los socialistas. "O gobierna el PSOE o gobierna el PSOE", dijo Sánchez la semana pasada, un diagnóstico que no es una simple expresión de la voluntad del secretario general del PSOE, sino una evidencia que admiten incluso los partidos llamados a ocupar la oposición. Un Gobierno del PSOE es "la única opción", reconoció esta semana Teodoro García Egea (PP). Sánchez es "el único" que puede formar un Ejecutivo, agregó Albert Rivera (Ciudadanos).

Sin embargo, pese a lo tozudo de la aritmética, PP y Ciudadanos han decidido ejercer de agitadores, y no de estadistas. El PP ha prometido "no sólo no facilitar la investidura", sino hacer todo lo posible para "dificultarla". Ciudadanos, en una actitud similar, insiste en un voto negativo que sólo busca bloquear el arranque de la legislatura. Las derechas, inmersas en su propia disputa por el liderazgo del espacio conservador, se muestran incapaces de adoptar una actitud de Estado y solo aspiran al bloqueo, con el "cuanto peor, mejor" como leitmotiv.

Esa actitud partidista choca frontalmente con lo que España reclama ahora: cuatro años de grandes acuerdos para afrontar los desafíos pendientes en materias como la digitalización de la economía, la transición ecológica, la lucha contra la desigualdad y el fortalecimiento de la convivencia y el proyecto europeo. Sólo se podrán pactar soluciones duraderas si los partidos se abren a dialogar y negociar, y el bloqueo no beneficia a nadie: ni a los votantes de las formaciones que renuncian a hacer valer sus escaños, ni a la necesaria estabilidad política.

Casado y Rivera, además, se han dejado arrastrar por el discurso y las propuestas de la ultraderecha, como esta semana se ha observado en la firma del acuerdo presupuestario en Andalucía, en la constitución de parlamentos regionales como los de Madrid y Murcia y en los pactos para numerosos consistorios. Es urgente que la derecha española, en especial la que se proclama liberal y regeneradora, detenga el blanqueamiento de la ultraderecha, como le reclaman sus aliados europeos: "La alianza con la extrema derecha, como hemos visto en España, no es una opción", dijo este jueves la secretaria de Estado de Asuntos Europeos francesa, Amélie de Montchalin.

En medio de este clima, es una buena noticia el primer paso dado por PSOE y Unidas Podemos para avanzar hacia un Gobierno de colaboración que impulse una agenda social, en línea con el mandato de los electores. Esa fórmula progresista tiene en la experiencia del último año su mejor base. No obstante, ni socialistas ni morados deben perder de vista que sus fuerzas, incluso unidas, no alcanzan la mayoría absoluta. Bien harían, por tanto, en priorizar en su pacto las propuestas que puedan atraer a otras formaciones en lugar de anteponer los intereses particulares que dificulten la suma de voluntades.




EDITORIAL DE 'EL SOCIALISTA': Estadistas vs. Agitadores

>

TAGS | ARTÍCULOS RELACIONADOS

     Actualidad | Noticias actualidad
actualidad | opinión | debate | entrevistas


     Actualidad | Noticias actualidad
actualidad | opinión | debate | entrevistas

Volver arriba