   viérnes 01 de febrero de 2019

El Socialista Nº 007 | El Senado no es del PP | Publicado. viérnes 01 de febrero de 2019

El Senado no es del PP

El portavoz socialista en el Senado, Ander Gil, acusa al PP de provocar una crisis institucional para desviar la atención del escándalo que afecta a su portavoz en la Cámara Alta, Ignacio Cosidó.

31/01/2019

Por Ander Gil, portavoz del PSOE en el Senado

 

El pasado 24 de enero, los grupos parlamentarios en el Senado dijeron 'basta' al PP. Prácticamente todos y todas las portavoces criticaron muy duramente al portavoz del PP, Ignacio Cosidó, y lo que iba a ser un Pleno en el que la derecha iba escenificar un nuevo ataque al presidente del Gobierno, se acabó convirtiendo en una reprobación en toda regla al portavoz del PP. Todos los grupos políticos, con nuestras discrepancias ideológicas y diferencias, coincidimos en mostrarle nuestra indignación y rechazo, porque en ese Pleno, el PP cruzó todas las líneas rojas.

El PP quería imponer la comparecencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y convocó un Pleno extraordinario en el Senado sin negociar previamente la fecha para hacerlo viable. El resultado: el día designado unilateralmente por el PP, el presidente estaba en la Cumbre de Davos, junto a otros jefes de Gobierno y de Estado, defendiendo los intereses de nuestro país. No podía estar en el Senado, pero al PP eso le daba igual, querían escenificar una silla vacía. Una maniobra grotesca, ya que al mantener la convocatoria, pusieron a los senadores y senadoras en el compromiso de tener que celebrar un Pleno absurdo, una comparecencia sin compareciente. ¿Por qué el PP insistió en hacer el ridículo?

La única explicación es que este esperpento obedeció al interés personal de su portavoz, Ignacio Cosidó. Trató de desviar la atención del escándalo y de las sospechas en las que está involucrado como cabecilla de la policía política del PP. Para crear esta cortina de humo, Cosidó no dudó en provocar una crisis institucional. El hecho de que el propio presidente del Senado, Pío García Escudero, consintiera en convocar el Pleno, demuestra que Cosidó ha secuestrado la institución y utiliza la mayoría de su grupo para imponer sus propios intereses personales. El objetivo es muy sencillo: convertir el Senado en el gabinete de crisis del señor Cosidó.

Esto lleva a la siguiente reflexión: Pablo Casado tiene un grave problema con el señor Cosidó; o es su cómplice al permitir que utilice el Senado como cortina de humo, o no tiene autoridad real para evitar que el señor Cosidó sea el presidente de facto del Senado, el que decide cuándo y quién debe comparecer y para qué.

Pedro Sánchez sí respeta al Senado

Bajo el escudo de la defensa del parlamentarismo, en realidad el PP lo desvirtúa completamente al provocar situaciones absurdas que dañan la imagen pública del Senado. Y, además, miente cuando acusa a Pedro Sánchez de no comparecer. El presidente del Gobierno estuvo tan solo un mes antes, el pasado 18 de diciembre, compareciendo y dando todo tipo de explicaciones en el Pleno. Fueron seis horas de debate con todos los grupos parlamentarios sobre todas las cuestiones fundamentales de su gestión. Fue la primera vez en una década, desde el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que un presidente comparecía en la Cámara Alta.

A esta comparecencia de hace un mes, hay que sumar todos los plenos de control en los que Pedro Sánchez comparece en el Senado, mínimo una vez al mes. Es una muestra mucho mayor de respeto hacia la Cámara Alta que la que mostraba Mariano Rajoy, que apenas acudía a dar explicaciones.

El PP y el señor Cosidó ya confunden abiertamente sus intereses de partido y personales con los de todos los españoles y españolas. Ignoran abiertamente que en la Cámara Alta hay representados otros grupos políticos, votados por la ciudadanía. Con su mayoría absoluta, el PP ha estado arrollando a los demás grupos en las diferentes votaciones en el pleno o en las comisiones. Pero esta vez, el PP pretendía, además, arrollar la legítima representación política del resto de los grupos. Quería hacerse dueño, no solamente del resultado de las votaciones, sino también del debate. Y eso ya es ir demasiado lejos.

El pasado 24 de enero, todos los grupos políticos le dijimos al PP que el Senado no es suyo, y reprobamos de hecho a su portavoz, Cosidó. Aunque seguirán utilizando la Cámara Alta para sus fines, como ya amenazan hacer con la Comisión de Investigación de la Tesis del presidente del Gobierno, ya ha quedado claro a todo el mundo que el PP no busca el control parlamentario ni salvaguardar la dignidad de la Cámara Alta.

El resto de los grupos políticos ya se lo hemos recordado en el Pleno del pasado 24 de enero y lo volveremos a recordar las veces que haga falta: El Senado no es del PP.

 

El Senado no es del PP


El Socialista


TAGS | ARTÍCULOS RELACIONADOS

     Actualidad | Noticias actualidad
actualidad | opinión | debate | entrevistas


     Actualidad | Noticias actualidad
actualidad | opinión | debate | entrevistas

Volver arriba