   lunes, 18 de febrero de 2019

Por Adolfo Piñedo Simal | El adelanto electoral | https://adolfopinedosimal.wordpress.com | lunes, 18 de febrero de 2019

El adelanto electoral



Con su habitual lucidez, Casado achaca el adelanto electoral al fruto de la irresistible presión del PP que tuvo su punto álgido en la plaza de Colón de Madrid. Dicho sea de paso, la mani ha sido de un tamaño similar a las que en otras ocasiones había protagonizado el PP de Rajoy (contra las conversaciones con ETA, contra el aborto. y, en general, contra el Gobierno Zapatero) y con los mismos o parecidos insultos. Lo único novedoso ha sido la foto de las tres derechas en la tribuna. Las declaraciones finales así como el tono de los manifestantes dejaran claro que era el discurso de Vox el que hegemonizaba el evento. No es de extrañar la visible incomodidad de Rivera metido en ese berenjenal.

Pero la mani de Colón no fue lo que determinó la convocatoria electoral. Es evidente que si los indepes hubiesen votado a favor del Presupuesto hoy no tendríamos la convocatoria. Claro que sin Presupuestos se puede gobernar prorrogando los últimos. El problema es que el voto de ERC y PdCAT contra el Presupuesto no se basa en el desacuerdo con su contenido, es decir, no es un desacuerdo puntual. Es algo que va más allá y supone la ruptura con un Gobierno que ellos mismos votaron tan solo hace ocho meses, lo cual hace muy difícil seguir gobernando si pretendes es que te aprueben medidas de cierto calado. El plan de Sánchez era sacar adelante una serie de medidas que diera la idea de lo que pretendía hacer si ganaba las elecciones. En ese plan se enmarcan las principales medidas adoptadas, como la subida del salario mínimo o la actualización de las pensiones. Por tanto, si no se puede continuar tomando medidas de cierto calado no tiene mucho sentido seguir en la Moncloa

La pregunta que surge es ¿Por qué los mismos que hace ocho meses votaron la moción de censura a Rajoy y, por tanto, la investidura de Sánchez, unen ahora su voto con las derechas para provocar el adelanto electoral? Según los indepes se debe a que Sánchez no admite que se negocie el derecho de autodeterminación. Pero, que yo sepa, tampoco lo admitía hace ocho meses, lo cual no fue obstáculo para hacerle presidente. El voto de ERC y del PdCAT es un sinsentido que solo se explica en clave de la competencia que se desarrolla en el seno del independentismo. Se sabe que Puigdemont no era partidario de votar la moción de censura porque su estrategia consiste en promover la inestabilidad en la política española. Entonces se impuso la tesis de ERC y del sector más moderado de los ex – convergentes pero ahora ha sido ERC la que ha decidido hacer un gesto de ruptura porque cree que así le irá mejor en el mercado del voto independentista. Más en corto, el independentismo catalán está en el caos y transmite inestabilidad a la política española, que es a lo que juega Puigdemont. Torra, el elegido de Puigdemont, es manifiestamente incompetente para el cargo de Presidente de la Generalitat pero está dispuesto a jugar a la desestabilización. Una de las incógnitas que se despejarán en Abril es saber quién tiene la vara de mando en el proceloso mundo independentista.

Hay un par de razones más que abonan el adelanto electoral. Todo apunta a que se avecinan malos tiempos en la economía. Se dice que nadie avisó de la crisis de 2008, pero ahora tenemos a demasiada gente avisando de la crisis que viene y eso ayuda a que la crisis venga. Venga lo que venga, no parece que vaya a ser bueno y Rajoy nos ha dejado la economía muy mal preparada para afrontar los malos tiempos sobre todo por la gran carga de deuda que el sector público ha acumulado en su mandato. Para afrontar lo que venga más nos vale tener un gobierno con una cierta estabilidad y, a ser posible, con una cierta capacidad. Siempre me ha admirado la habilidad de la derecha de hacer creer que ellos gestionan la economía mejor que la izquierda. Hoy, ya con una cierta perspectiva, podemos apreciar que la gestión de la crisis bancaria que hizo Rajoy-Guindos ha sido una verdadera chapuza, muy costosa para el país y que, además, no ha puesto en claro el sector bancario español. Pero es que, además, y, a pesar de los recortes, las cuentas públicas siguen desequilibradas, el paro es excesivo, los salarios, especialmente los bajos, están deprimidos, la precariedad laboral aumenta, todos los trabajadores del sector público están cabreado con las consecuencias de los recortes y la Seguridad Social presenta un déficit alarmante. Por lo demás, la gestión ha sido brillante. Como ha venido ocurriendo con cierta frecuencia, la izquierda va a tener que arreglar los destrozos que deja la derecha. Por eso parece prudente hacer elecciones antes que lleguen los malos tiempos y, a ser posible, ganarlas.

El debate presupuestario ha coincidido con el inicio del juicio de los dirigentes del "procés". No sé si el inicio del juicio ha movido el voto de los indepes. Si piensan que eso favorece la defensa de los procesados están equivocados. Respecto del juicio, alguna observación. No es el juicio más importante de la democracia española. Lo fue el juicio del 23F porque su sentencia, que condenó a los principales implicados en el golpe, marcó el final de la transición. Algunos influyentes personajes del momento defendieron discretamente que hubiese una condena, desde luego, pero que fuese una condena relativamente suave porque, una vez abortado el golpe, se trataba de no echar más sal de la imprescindible en las heridas del estamento militar que, a trancas y barrancas, se había posicionado al lado de la democracia, o, para ser más exactos, no había secundado el golpe. Ahora, con la secesión abortada, el juicio debería incluir condenas a los principales acusados porque se han cometido numerosas ilegalidades, pero convendrían sentencias lo más suaves posibles para facilitar la política de desinflamación. No estoy de acuerdo con los que dicen que "el golpe sigue en marcha" ni tampoco con los que piden una sentencia dura que disuada futuros intentos. Claro que siempre hay un riesgo de que alguien vuelva a intentarlo, pero hoy por hoy la secesión ha sido abortada y no podemos actuar como si no lo hubiera sido. Por eso me parece un disparate suprimir la autonomía de Cataluña y escarmentar a los líderes de la secesión. A la postre, debe quedar claro que se castiga a unas pocas personas que se han saltado la Ley y procurar que los dos millones de personas que votan al independentismo no se sientan castigados porque con ellos hay que buscar la convivencia en el marco de la Constitución.

 

 

 

 

El adelanto electoral  
  
Adolfo Piñedo Simal


https://adolfopinedosimal.wordpress.com | lunes, 18 de febrero de 2019


TAGS | ARTÍCULOS RELACIONADOS


     Actualidad | Noticias actualidad